Como casi siempre a lo largo del último siglo, Oriente Próximo y la llamada región MENA (Oriente Medio y Norte de África) vuelven a ser la trágica linterna que revela el estado del mundo. Bajo la aparente continuidad, sin embargo, los levantamientos del 2011 y sus consecuencias marcan un tournant sin retorno, fuente e indicio de lo que con razón la prestigiosa revista francesa Esprit llama “nuevo desorden global”. Si en términos humanos las víctimas de ese nuevo desorden son, como siempre, los pueblos de la zona, en el ámbito geopolítico la novedad tiene que ver con la “promiscuidad” de las alianzas, la multiplicación de los actores implicados y, por supuesto, con el peligroso debilitamiento de la superpotencia vencedora de la Guerra Fría. Así lo escribía a finales de octubre de 2015 el conocido teórico marxista Immanuel Wallerstein: “No sólo Estados Unidos ha dejado de ser una potencia hegemónica, sino que ya no es siquiera el actor más poderoso de esta fragmentada región. Su renuencia a admitir esta realidad para sí es un peligro para el mundo entero”.

Para abordar este decisivo “cambio de época” es necesario, en todo caso, fijar rápidamente los nudos históricos que han moldeado la zona. Aún a riesgo de dejar otros a un lado —como la guerra civil libanesa entre 1975 y 1990 o la revolución iraní de 1979— conviene llamar la atención sobre cinco acontecimientos sin los cuales es imposible comprender ni las transformaciones ni las continuidades en la región.

El primero, hace ya casi cien años, tiene que ver con la descomposición del imperio turco y la firma del acuerdo Sykes-Picot (1916) mediante el cual las dos potencias coloniales de la época, Inglaterra y Francia, se repartieron el espacio otomano y crearon las artificiales fronteras aún vigentes. Esta reconstrucción frankensteiniana de la zona es inseparable de la llamada Declaración Balfour de 1917 por la que el Reino Unido prometió al sionismo la creación de un “hogar judío” en Palestina.

El segundo acontecimiento es otro acuerdo, el firmado el 14 de febrero de 1945 entre el rey de Arabia Saudí, Abdel Aziz, y el presidente de los EEUU, Franklin D. Rooselvet, acuerdo que permitió el control estadounidense de los recursos petroleros de la región y el control ideológico saudí a través de la difusión de la corriente más retrógrada y fanática del islam: el wahabismo. Este doble control sirvió en el marco de la Guerra Fría para combatir los proyectos panarabistas que, con Gamal Abdel Nasser y los partidos Baaz, llegaron al gobierno en Egipto, Siria e Iraq en los años 50 y 60 del siglo pasado.

El tercer acontecimiento, muy próximo en el tiempo, es la recolonización occidental de Oriente Próximo, en pleno proceso de descolonización, a través de la creación traumática del Estado de Israel, fuente de guerras e intervenciones criminales y obstáculo mayor hasta hoy para la democratización soberana de la zona.

El cuarto es la invasión y ocupación de Iraq por parte de EEUU, acción delictiva que, como indica la revista Esprit, marca el comienzo de la decadencia imperial estadounidense: EEUU reforzó así el protagonismo regional de su archienemigo Irán, abrió el camino a al Qaeda y el Estado Islámico, introdujo el conflicto sectario en la zona y disolvió brutalmente el tejido social e institucional sobre el que podía haber apoyado su dominio.

El quinto acontecimiento es, a mi juicio, el decisivo en términos políticos, pues cuestiona el orden —y la violencia— surgido de los otros cuatro. Me refiero a los levantamientos, intifadas y revoluciones que, desde Túnez, sacudieron toda la región, de Mauritania a Bahrein, a partir de enero de 2011. En nombre de al karama (la “dignidad”, cifra que sintetizaba derechos sociales y políticos al margen de cualquier alineamiento ideológico), los pueblos de la zona, árabes o no, dejaron fuera de juego durante algunos meses las tres fuerzas trillizas que habían sometido y ocultado la voluntad popular desde 1945: las dictaduras locales, las intervenciones extranjeras y el yihadismo radical. Por un momento quedó también fuera de juego la visión islamofóbica de los medios de comunicación occidentales, que “descubrieron” unas sociedades inesperadas con deseos y aspiraciones semejantes a “los nuestros”. Asistimos al “deshielo de la Guerra Fría” en la región MENA con 20 años de retraso. Pero ese “deshielo”, reaccionario en Europa del Este y transformador y progresista en América Latina, no contó en el “mundo árabe” ni con patrocinadores ni con partidos organizados y activó por eso mismo toda una serie de contrarrevoluciones convergentes que, al mismo tiempo que acallaron las reivindicaciones transversales originales y promovieron los conflictos inter-civiles, sacudieron el tablero geopolítico regional y reconfiguraron las relaciones de fuerza. El secuestro por parte de la OTAN de la rebelión libia señaló el principio de este “desorden global” que tiene su continuación en el golpe de Estado egipcio y su colofón paradigmático en Siria, vía muerta de las revoluciones de 2011.

Casi cinco años después, la impresión es la de que nada o muy poco ha cambiado. Vuelven con violencia renovada, en un escenario de caos, guerra civil y enfrentamiento sectario inducido, las tres fuerzas trillizas contra las que se rebelaron los pueblos durante la llamada “primavera árabe”. Pero ese retorno es en buena parte una ilusión. En primer lugar porque esas fuerzas trillizas están muertas; son —lo digo a menudo— muertos vivientes o zombis y, si bien es cierto que los zombis pueden controlar el mundo por toda la eternidad, las intifadas de 2011, y la resistencia hoy de la sociedad civil, revelan que las poblaciones no creen en ellas, como no creen, en general, en el viejo mundo de la Guerra Fría. Incluso el Estado Islámico —la más “popular” de las tres— no sólo es muy minoritaria sino que se alimenta de una “radicalidad” directamente relacionada con el “fracaso de la revolución de la dignidad”. Como dice el antropólogo Alain Bertho, no estamos asistiendo a “una radicalización del islam sino a una islamización de la radicalidad”. Esa radicalidad se alimenta precisamente de la ferocidad de las otras dos —dictaduras e intervenciones— y sólo puede desaparecer con ellas.

Pero ese “retorno de los zombis” es una ilusión asimismo porque se produce en un marco geopolítico enteramente trastocado —primero— por la ocupación estadounidense de Iraq y sus consecuencias y —después— por la reacción local e internacional contra las intifadas “árabes”. Como bien indica Wallerstein, estos dos acontecimientos han desplazado la hegemonía de EEUU, un actor en decadencia pero infinitamente armado, que va hoy a remolque tanto de sus aliados en la zona (Israel, Arabia Saudí o Egipto) como de sus rivales (Irán, Rusia o Hizbullah). De hecho, la “promiscuidad” creciente entre aliados y rivales hace muy difícil trazar líneas tranquilizadoras de separación entre unos y otros que permitan tanto estabilizar la nueva ebullición volcánica (y conseguir, por ejemplo, un acuerdo de paz en Siria) como orientarse “ideológicamente”.

Baste pensar, en este sentido, en las dos “guerras frías” subterráneas que determinan realmente los cambios acontecidos en los últimos cinco años. Una es la que enfrenta a Arabia Saudí con Qatar y Turquía y que ilumina en buena parte tanto el crecimiento de los Hermanos Musulmanes y sus ramas locales en 2011 como el golpe de Estado egipcio o el caos en Libia: para acabar con la Hermandad Musulmana, apoyada por el eje turco-qatarí, los saudíes han financiado y armado a los salafistas y yihadistas, pero también a militares golpistas “laicos”, como el general egipcio Sisi o el coronel libio Hafter. En este enfrentamiento EEUU tomó partido inicialmente por Turquía, Qatar y los HHMM, pero no tuvo más remedio que inclinarse luego ante los hechos consumados y aceptar los nuevos regímenes impuestos por Arabia Saudí.

La otra guerra fría es la que enfrenta a Arabia Saudí e Irán y que explica sin duda la deriva sectaria y apocalíptica de la guerra siria y, más recientemente, la “instrumental” guerra en Yemen, provocada por los saudíes, con el apoyo israelí, contra el acuerdo nuclear firmado entre Washington y Teherán. Como bien razona Alain Gresh, la guerra en Yemen ha “aliviado” la otra guerra fría y aproximado de nuevo a Arabia Saudí, Qatar y los HHMM, pero en cualquier caso ha puesto en evidencia las dificultades de EEUU, a quien se ha impuesto un nuevo conflicto bélico que no deseaba y que no puede controlar. Por lo demás, en el ovillo de estas dos guerras frías, se cruzan Rusia e Israel, amigo y enemigo de Irán pero aliados entre sí, cuyo papel en Siria, muy diferente pero igualmente dañino, no facilita desde luego el final del conflicto. En el centro de todas las tensiones, comodín de todos los actores e intereses en concurso, pero dotado de su propia agenda, el Estado Islámico se robustece y agrava este nuevo “desorden global” de “promiscuidad” creciente en el que, una vez más, son los pueblos los que salen perdiendo -casas, vidas, tierras, soberanía, libertad.

Como quiera que sea, hay que aceptar que, tras las revoluciones derrotadas de 2011 y las guerras frías y calientes en toda la región, el Próximo Oriente, tal y como insiste el periodista Javier Martín, nunca volverá a ser el que conocimos. En algún sentido, los acuerdos de Sykes-Picot, cien años después, han sido suspendidos de hecho –y paradójicamente por los islamistas, no por los nacionalistas árabes– y será muy difícil restablecerlos, pues el nuevo “reparto colonial” tendrá que incluir a Rusia, Irán y Arabia Saudí y marginará definitivamente a Francia e Inglaterra. El papel de EEUU, fundamentado en su armamento y sus bases militares, será cada vez más el de acompañar los intereses de las subpotencias aliadas, muchas veces contradictorios entre sí, y el de acomodarse en los huecos dejados por sus rivales. Todo hace pensar que, cualquier cosa que haga, Washington la hará mal, en detrimento de sí mismo y de los pueblos de la zona.

En este contexto de guerras inter-imperialistas, más parecido al de la Primera Guerra Mundial que al de la Guerra Fría, saturado de armas, volátil y promiscuo, crepitante de divisiones “sectarias” inducidas, los pueblos tendrán que finalizar todos los deshielos y acometer la obra de democratización fallida que comenzaron en 2011.