Inauguramos esta sección con la que vamos a ir construyendo una línea (más modesta que una banda) sonora sentimental y política del momento a golpe de canciones y sus motivos. Una línea, un título y sus razones. Estas son las de Amarna:

The logical song | Supertramp

En esta canción Roger Hodgson no solo habla de la libertad de la juventud, sino también de la alienación que significa para el imaginario popular el “hacerse mayor”. Como si la madurez consistiese en ser una persona presentable a los ojos de la sociedad, como si crecer implicase homogeneizar tu personalidad, tus intereses y tus sueños con los del resto de la población.
Cuando eres un niño todavía puedes permitirte la libertad de soñar, pero si tus ideas se mantienen durante los años te conviertes en un idealista, un liberal, un radical. Personalmente esta canción ha marcado profundamente mi manera de entender las libertades personales.

Me and Bobby McGee | Janis Joplin

Esta canción resume en una sola estrofa (“Freedom’s just another word for nothin’ left to lose”) la más grande de mis máximas vitales. Y es que siendo habitantes de un mundo consumista plagado de deseos materialistas a veces hay que recordar que no hace falta tener nada para ser extremadamente feliz. Como diría Kerouac, “prefiero dormir en una cama incómoda siendo un hombre libre que acostarme sin libertad en un lecho acogedor.”

Back in the tall grass | Future Islands

Pasándome la mitad de mi existencia a caballo entre países y sin parar más de una semana quieta en ningún lugar, esta canción acaricia mis fibras más sensibles. Habla del amor a distancia y de cómo aprendemos a apreciar las cosas que tenemos especialmente cuando nos alejamos de ellas.

Multi love | Unknown Mortal Orchestra

Un alegato al poliamor que describe las vivencias del propio cantante explorando otras formas de entender las relaciones afectivas. Considerándome poliamorosa, esta canción me toca muy de cerca.

Another brick in the wall | Pink Floyd (Part 2)

Aunque fue escrita hace más de tres décadas, lamentablemente aún podemos aplicar el mensaje de esta canción a la sociedad actual. La educación todavía es entendida como una manera de adoctrinar a los niños y mantener sus sueños a raya para perpetuar el Estado de bienestar. Las figuras de poder (educadores, padres…) son vistas con miedo y no dejamos lugar para la creatividad o la imaginación. The Wall no es únicamente un muro físico, también es una pared en nuestros sueños, nuestra libertad. Un muro que aísla nuestros ideales y nunca nos dejará avanzar.