De la cumbia al chamamé: el viaje psicotropical de La Yegros

Sara Calvo Tarancón?

La chicha no es solo una forma de llamar a la cumbia andina. También es una bebida hecha a base de maíz elaborada por las chicheras, las mujeres que se colocaban el maíz en la boca, lo masticaban, escupían y generaban, así, la fermentación. Ya en el siglo XVII eran las trabajadoras indígenas mejor pagadas. En ellas se inspira el universo electropical de Mariana Yegros, más conocida como La Yegros. Sus composiciones respiran mezcla de continentes y ahonda en las raíces tanto en los ritmos como en las letras. “En Europa mi música gusta mucho, aunque en cada país se percibe de forma distinta”. En Francia llega más el ritmo; en España, calan las letras, como la que dedica a la señora chichera.

Cuenta Mariana que ella y su equipo (Daniel Martín a las letras y King Coya en la producción) llevan haciendo esto en Argentina desde 2008, cuando todavía no se había trasladado a Montpellier a vivir y los ritmos latinos mezclados con electrónica no tenían tanto espacio como hoy: “En aquel momento parecía algo muy underground, incluso sonaba raro. Ahora ya existen muchas más bandas que hacen esto y se le ha dado más espacio”.

Su último disco, Magnetismo, aunque es de 2016 se sigue bailando hoy en pistas de medio mundo. El sonido es marca de la casa del productor bonaerense Gaby Kerpel, también conocido como King Coya. “Él es el 50% de La Yegros, es el que le aportado todo el lado electrónico”. Fue de los primeros en mezclar lo tradicional con instrumentos electrónicos hace varias décadas con una naturalidad que ya sorprendía en su momento. “King Coya encontró en mi voz y en mi manera de cantar una forma armoniosa de mezclar lo tradicional y los ritmos con los que yo compongo, con la electrónica”.

El componente folk y de raíz de La Yegros le llega desde las influencias influencias musicales entre las que se crió, en el noroeste argentino. En su Misiones natal suena, como en sus dos discos, el carnavalito, el chamamé, la milonga. “Es curioso porque en mis dos discos solo hay una cumbia, Viene de mí, y aun así se me asocia con la cumbia”, cuenta. “Empecé estudiando canto lírico en el conservatorio, aunque a mí lo que me gustaban eran los cantos africanos, la música más salvaje. Después sí pude estudiarlos y volver de alguna forma a mis orígenes”.

La Yegros prepara nuevo disco para final de año, del que destaca un enfoque más contestatario y feminista. “La mujer empieza a despertar desde lugares en los que estábamos muy dormidas socialmente. Y los hombres también. Ese cambio mental que está pasando en mi país me ha influido mucho para hacer canciones”. Cumplió años el pasado 8 de marzo y vivió una doble celebración: “En España se vivió más fuerte que en Francia. En Argentina fue increíble y la verdad que me parece importante esa unión mundial: sentir que no somos diez personas o mil, o solo un país, sino que somos todas, que es un movimiento global. Estoy muy contenta de formar parte de él y poder vivirlo”. Y cantarlo.

Post navigation

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies